Archivos para enero, 2014

   He ahí la noticia, la verdadera y única gran noticia que podríamos darle al país y al resto del mundo. Cuatro derrotas electorales en poco más de un año, sabotaje eléctrico, guerra económica e intoxicación con basura mediática han llevado a la MUD a un precipicio. Gente como Ramos Allup acusó rápido el golpe y propuso enmiendas. El resto de la dirigencia, que no sabe de eso, simplemente espera que pase el tiempo… y refina la conspiración.

   El mayor drama se ve en las bases de la derecha: sus seguidores se revelan confusos, cansados y agresivos con todo lo que sea chavismo. Es decir, las cosas siguen igual para ese sector del país anclado en la nostalgia neoliberal y/o la confusión ideológica.

   Esa nubosidad mental escuálida es bien aprovechada por los especuladores, corruptos y demagogos que la instalaron previamente, con buenas campañas de odio y estimulando ambiciones personales en su base. Dollar Today roba a sus seguidores, bajando y subiendo arbitrariamente el precio  de un dólar especulativo, comprando barato para luego vender más caro a sus clientes, con lo que se  “justifica” el aumento de precios de bienes y servicios, buscando la caída rápida del gobierno. Sus fans majunches creen seguir a un gran líder cuya mayor rebeldía consiste en hacer fortuna fácil, metiendo la mano en el bolsillo de los primeros…

   Los palangristas y los políticos tienen mucho que ver en la aparición y popularidad de semejantes bichos: los primeros se encargan de publicar cuanta mentira se les ocurra, con el fin de desmoralizar al pueblo chavista. Los segundos se dan golpes de pecho, alertan sobre la amenaza satánica del comunismo que viene… desde algún lujoso resort extranjero, bebiendo buen vino y comiendo hasta reventar… Esto causa buen impacto si además, se es alcalde o gobernador escuálido, y se deja a la localidad a merced de la basura, la desidia y la delincuencia (total, como la base que los apoya a ellos está manipulada mentalmente, esta no se dará cuenta de ninguno de esos problemas).

   Una derecha sin liderazgo, que defiende el capitalismo, el colonialismo y el imperialismo, pero lo esconde en cada ocasión, no es una opción real para el país. Y con una fuerza política que le haga el contrapeso que hoy es el chavismo, menos aun.

Anuncios

Filisteísmo.

Publicado: 14/01/2014 en Uncategorized

   Dícese del estado natural de ciertas personas que se enorgullecen de su ignorancia, y aspiran a que el resto de los mortales se una a la moda. Algo parecido ocurrió con el posmodernismo en los noventa (aunque en verdad fue más una moda que se replanteaba oblicuamente el pensamiento liberal, no tanto su cancelación). Los filisteos son especialistas de la inercia, de la quietud, y en este sentido son los enterradores  indiferentes del posmodernismo. Para esta especie zoológica, la novedad no los sorprende, les aburre; y si miraran al extremo opuesto, tampoco les interesan las lecciones útiles que da la Historia, pues estando igualmente compuesta de acontecimientos y personajes vivos, fundantes, les obligaría a mostrar un interés y rigor del que carecen.

    Esto no sería motivo de preocupación para los revolucionarios venezolanos, si no fuera por culpa de algunos filisteos, posmodernos o radicales de poca monta vestidos de rojo que se enorgullecen de ignorar la historia, la política, la economía y finalmente, la misma revolución.

Las derrotas infinitas.

Publicado: 14/01/2014 en Uncategorized

   Ha sido Henry Ramos Allup el que ha propuesto, apenas unos días atrás, a partir de una crítica durísima a la MUD, una refundación de esa instancia política, dado la suma de cuatro (4) derrotas electorales experimentadas en poco más de un año. En una gran muestra de sinceridad desbordada, el líder blanco asume la paternidad de ese fracaso monumental que en otros países habría sido el apocalipsis para la derecha.

   No sorprende leer que, a pesar de el llamado que hacen algunos líderes de la MUD a revisar la causa de su muerte política, sectores de la misma dediquen poca atención al ejercicio. Estos grupos (entre los que se cuentan dirigentes y dirigidos) prefieren ensimismarse en un ataque perpetuo a la gestión de Maduro, como lo hicieron durante 14 años con Chávez, sin razones claras las más de las veces: nuestra oposición es un conglomerado de puntos que vista que convergen en su odio a la revolución; son militantes profesionales del antichavismo. Sin embargo, tal estrategia poco resultados ha dado, como lo muestran los números de la pasada elección de diciembre, pero vemos que esta derecha, incapaz de asumir otra actitud ante la debacle, se ceba en su odio visceral a la revolución.

   Tenemos una derecha presa de miedos inducidos por la burguesía golpista, a través de los medios de comunicación que controla. Es una derecha caracterizada por una visión catastrófica de la política, donde todo lo que hace el gobierno es tildado automáticamente de fracaso, sin ver si el origen de la crisis se explica por sabotaje, o conspiraciones lideradas por esa misma burguesía… En el mismo sentido, cualquier logro o reconocimiento que se le haga a la Revolución chavista solo se explica, desde el punto de vista escuálido, por algún acuerdo “billetero” entre el régimen galardonado y la instancia que los agasaja con algún reconocimiento, informe o medición (sea UNESCO, la FAO, o Latinobarómetro).

   Frente a un gobierno revolucionario que enfrenta problemas y trabaja al lado del Pueblo, siguiendo los lineamientos del Gigante Chávez, ¿qué vemos en la contraparte?… Una facción de grupúsculos dispersos y enfrentados, sin liderazgo, presta a la manipulación, un objeto de la burguesía corrupta al servicio del imperio estadounidense. Una instancia sumida en el fracaso general, incapaz de reconocer que su tiempo ha pasado y que culpa a los demás de todos sus dramas.

Promesas rotas.

Publicado: 09/01/2014 en Uncategorized
Etiquetas:

¿Recuerdas aún esas palabras

en las páginas amarillentas

del diario que solíamos escribir?

Extraños,

solo eso fuimos,

al principio, al final,

unidos por una sola línea, la más importante.

 

   Durante años, María Corina Machado ha aterrorizado mentes escuálidas con la amenaza de “ahí viene el lobo”, y ha hecho una carrera de política, si bien nada espectacular, sí muy divertida, por cierto.

   En particular, causa risa que ella, tan dada a los viajes, lujos y placeres característicos de la clase alta, viva constantemente alertándonos de “la amenaza comunista” que se cierne sobre Venezuela, o cual virgen llorosa diga sentirse compungida por las madres que no consiguen la leche para alimentar a sus críos. La clase a la que ella pertenece, la burguesía, ha hecho más dinero que nunca gracias a la guerra económica, y, en virtud de una pobre en sustancia pero efectiva campaña de manipulación, logra que las bases de la derecha crean que ha sido todo lo contrario.

 mariacorinayate1

image_3

maricorinaplaya

   Es la tarea de la Revolución derrotar la conspiración de la derecha, que durante décadas esquilmó al pueblo y hoy pretende retomar el poder por la vía violenta, como ocurrió el 11 de abril de 2002, siendo Machado uno de los factores más prominentes del golpe. Detrás del acendrado odio a Cuba se esconden los intereses de fascistas asustados; la derrota que el pueblo le propinó a la burguesía el pasado ocho de diciembre, con todo, debe ser el preludio de nuevas jornadas victoriosas para la base chavista.

Resistencia de lujo.

Publicado: 06/01/2014 en Uncategorized

En Venezuela hay una oposición curiosa: La Mesa de la Unidad Democrática  llama a desconocer al gobierno, pero, al mismo tiempo, invita a sus confundidos votantes a convalidar los sucesivos fraudes electorales chavistas. Duda de la legitimidad del presidente, pero al mismo tiempo, le exige que libere asesinos de acuerdo a las facultades que le da la ley que el mismo presidente ha violado. El último absurdo de esta derecha consiste en declararse enemiga del acaparamiento y de la usura, pero, al mismo tiempo, alza en brazos a gente como Miguel Cocchiola. Tal como van las cosas, pronto dirá ser hija del Che Guevara y declararse la autora intelectual del Plan de la Patria… Es gente que como un buen actor, dice una cosa, pero hace otra.

Retrocedamos un poco la película para entender mejor de qué va el asunto que motiva a este texto: luego de la elección de Maduro, y el caos fascista desatado para dar al traste con la revolución, la oposición trabajó en varios frentes: el insurreccional, con el candidato derrotado llamando a desconocer al gobierno; el económico, con la guerra especulativa y el contrabando de alimentos; y el boicot invisible, plan fino de continuo sabotaje a los servicios públicos, incluyendo un injustificadamente largo paro de universidades autónomas, intentando provocar una respuesta violenta del pueblo. Pero de ellos, la derecha pretendió sacar más beneficios políticos con el problema de la guerra económica: se dedicó un año entero a expresar conmiseración al pueblo humilde; dijo identificarse con sus dramas de supermercado, de su sufrida espera en largas colas y precios exorbitantes; con su aguante estoico antes innumerables cortes de electricidad y trancas de autopistas; para luego, decirle a ese mismo pueblo que “la culpa de todo esto la tiene el gobierno, y es necesario darle ahora un vuelco radical a la situación”. Sin embargo, tal vuelco (o “golpe de estado”, pues de eso es de lo que habla la derecha en estos casos), no llegó nunca, ya que la mayoría del pueblo sabía que era la misma derecha, al lado de una banda empresarial golpista, la responsable de la inflación inducida, el contrabando de alimentos y el sabotaje eléctrico. Y tan cierto es que lo sabía, que le dio al chavismo el 75% de las alcaldías en las pasadas elecciones de diciembre.

La oposición venezolana, habiendo quemado todos sus cartuchos de desestabilización sin éxito, nuevamente opta a la táctica de “hacer mutis por el foro”, como cuando fracasó el sabotaje petrolero de 2oo2. La acción del gobierno de Maduro durante diez meses consistió en desactivar buena parte de las conjuras derechistas, y en la actualidad, hace frente a la guerra económica que ya en diciembre empezó a mostrar su debilitamiento, con el plan general de ofensiva revolucionaria.

Lo verdaderamente sorprendente de todo esto es que  la respuesta de la derecha majunche (pues en realidad solo es eso, una derecha majunche), no consistió en hacer llamados a resistir al régimen, a enfrentarlo en la calle, a buscar una salida prematura del gobierno, sino en… ¡irse de vacaciones a Miami, Frankfurt y Madrid!… Ante la imposibilidad de gritar fraude, lo que representaba echarse cuchillo por los casos de Maracaibo, Valencia y Monagas, ciudades en las que ganó la derecha, lo mejor que pudieron hacer fue evadir el tema de los resultados. Al mismo tiempo Capriles, jefe de campaña de la MUD y candidato presidencial derrotado, se hizo el loco con el carácter de plebiscito que intentó darle a esa elección (y que solo fue una hábil estrategia para motivar el voto de la oposición).  Con el naufragio político de la reacción, y en medio del desánimo y desconcierto de las bases antichavistas, Capriles y compañía se desentienden del drama escuálido y se dedican al turismo navideño…

Se trata sin duda de una oposición de lujo, cómoda, que decía pensar en los dramas del pueblo humilde, pero en realidad apoyaba desde el principio a los especuladores, a los contrabandistas, a los burócratas corrompidos que sabotean, desde siempre, a la revolución. En pocas palabras, estaba sacando cuentas de los beneficios que obtendría, luego de caído el “régimen chavista”, pero, eso sí, sin sudar o poner una gota de sangre. De eso se encargaría ese mismo pueblo que dice defender. Pues es esta una oposición que hace resistencia en cómodos bares y hoteles europeos, en campos de golf o en tiendas mayameras, tomándose fotos con republicanos y parques de disneylandia… Incapaz de hacer llamados a cualquier tipo de resistencia porque no tiene capacidad de movilización que no sea el meramente electoral, esta derecha apátrida y cómoda se limita a enviar tweets quejándose del gobierno desde un avión privado rumbo a Nueva York o desde alguna sala de masaje en España o Francia.

Antes, la oposición (cuando la oposición era de izquierda, con razones de verdad para hacer lo que hacía) organizaba la resistencia armada yéndose a la montaña, huyendo de las fuerzas policiales, imprimiendo periódicos prohibidos o militando en partidos ilegalizados por la derecha gobernante (descrita en los párrafos anteriores).  La izquierda de verdad se la jugaba por el poder; muchos cayeron en esa lucha. Pero ahora, en la Venezuela chavista, la revolucionaria, esta reacción hace cómodos viajes a Europa y Norteamérica, tuitea desde celulares inteligentes para convertirse en la tendencia del momento, pide liberar a asesinos y delincuentes, promueve impunemente la guerra económica, siguiendo las directrices del departamento de estado gringo. Y para más desparpajo de esta resistencia de lujo, varios de sus conspicuos militantes poseen empresas, medios de comunicación, propiedades en el exterior, y hasta cargos de elección popular (Ya cité el caso de Cocchiola en Valencia al principio del texto); sin embargo, siguen viviendo y conspirando normalmente, sin que les pase absolutamente nada.

Y quizás es eso último lo mejor que podría pasarle a esta reacción: nada. Pues hasta sus seguidores tendrán que dudar de ella, que se da la gran vida para luego regresar al país, a mostrar aflicción por el pobre pueblo víctima del “régimen chavista”.

Los enemigos del socialismo.

Publicado: 03/01/2014 en Uncategorized

La burguesía, el imperio, la Otan, los medios de (in)comunicación global, la ideología posmoderna, la anarquía, la moderación reformista, los intereses individuales, las ambiciones de poder, el oportunismo, el espontaneísmo, los desclasados, la alienación en el seno del pueblo y demás supersticiones y fetiches (tecnológicos y no) que hoy alucinan al sujeto humano.