Archivos para agosto, 2014

La República revolucionaria islámica de Irán lleva décadas proponiendo una solución pacífica al problema de la ocupación criminal de Palestina. Pero los medios de comunicación nunca han querido  difundir su propuesta. La misión “Traducción no tripulada” presenta este excelente resumen twiteado por el Ayatolá Alí Jamenei (Jefe de Estado de la República de Irán) el 26 de julio pasado. https://twitter.com/khamenei_ir/status/493008303384199168

9 sencillos pasos para desmantelar Israel

1. ¿Por qué debería abolirse el régimen Sionista de Israel? Durante sus 66 años de existencia el simulacro de Estado sionista ha tratado de alcanzar su objetivo de exterminar a todos los palestinos mediante el infanticidio, el homicidio y el castigo colectivo, reemplazándolos por inmigrantes. Y, de todo ello, siempre jactándose abiertamente.

2. ¿Qué significa el desmantelamiento de Israel desde el punto de vista de Irán?  El único medio de lograr poner fin a los crímenes israelíes es eliminando al criminal que los comete. Por supuesto, la abolición del régimen de Israel no significa la masacre de los judíos en esta región. La República Islámica de Irán ha propuesto hace tiempo un mecanismo práctico y lógico a la Comunidad Internacional.

3. ¿Cuál es la forma correcta de abolir el régimen de Israel?  Todas las personas originarias de Palestina, incluyendo musulmanes, cristianos y judíos, donde quiera que se encuentren, tanto dentro de Palestina, como en campamentos de refugiados en países vecinos, o desterrados en cualquier otro lugar del mundo, participarán en un referéndum público y organizado. Naturalmente, los inmigrantes judíos de Europa, EE.UU., Canadá, Moldavia, etc., que fueron persuadidos para emigrar a Palestina no tienen derecho a participar en este referéndum.

4. ¿Qué pasaría con los inmigrantes no palestinos?  El gobierno resultante del proceso electoral, tras el referéndum entre los palestinos originarios, decidirá, una vez constituido, si los inmigrantes no palestinos que han ocupado este país en los últimos años, pueden seguir viviendo en Palestina o deben regresar a sus países de origen.

5. ¿Cómo podrá triunfar el referéndum propuesto?  Este es un plan justo y lógico que puede ser comprendido adecuadamente por la Opinión Pública de todo el Planeta y puede contar con el apoyo de naciones y gobiernos independientes. Ciertamente, no esperamos que los usurpadores sionistas se sometan fácilmente a esta propuesta y aquí es donde el papel de gobiernos, naciones y el proceso de organización de la resistencia se configuran y definen.

6.  Hasta que se celebre el referéndum, ¿cómo debe ser enfrentado Israel?  Hasta el día en que este régimen homicida e infanticida pueda ser abolido a través de un Referéndum, una valiente confrontación, y una resistencia abierta y armada ha de ser el único tratamiento para este depravado ente. La única forma de hacer frente a un régimen que comete crímenes más allá de la imaginación y el desvarío humano es una confrontación decidida y armada.

7. ¿Cuál es la acción más urgente a tomar para enfrentar militarmente a Israel? Cisjordania debe ser armada como la Franja de Gaza, y aquellos que estén interesados en el destino de los palestinos deben tomar medidas para armar a la población de Cisjordania, de manera que el dolor y la desolación del Pueblo Palestino se vean reducidos gracias a la fuerza puesta en sus manos y a la creciente debilidad del enemigo sionista.

8¿Qué soluciones no son aceptables?  Ni recomendamos una guerra clásica por ejércitos de países musulmanes, ni promovemos “tirar a los judíos inmigrantes al mar” y, desde luego, desaconsejamos un “arbitraje” por las Naciones Unidas u otra organización internacional.

9. ¿Por qué nos oponemos a las propuestas de acuerdo mutuo? Que los cohetes de Gaza hayan conducido a los crímenes de Israel es un falso argumento. En Cisjordania, la única arma de la que dispone el pueblo son las piedras. Apenas existe variedad de armamento. Y aun así el régimen sionista masacra y humilla a la gente allí diariamente, destruye sus casas, sus granjas, sus medios de vida. El hecho de que Yasser Arafat fuera envenenado y asesinado por Israel mientras mantenía el mayor esfuerzo de negociación  con los sionistas que nunca se haya dado demuestra que para Israel, “la paz” es sólo una estratagema más para continuar con los crímenes y la Ocupación.

BuztSPKIgAASykG     ButaIidIYAADdhs

 

 

 

                                                                                 Bvy5CGXCcAAcvfE

Anuncios

Hoy, mientras esperaba mi turno en la cola para pagar el recibo de teléfono, oí a mi lado a una señora quejarse de la situación económica del país. Con voz elevada la adulta mayor decía: “No hay agua, no hay luz, no hay comida… ¡Pero tenemos patria!”… Uno de los presentes aprobaba tales comentarios, a la vez que aportaba opiniones de similares rasgos apocalípticos. Y esto ante un nutrido grupo de personas que a esa hora de la mañana estaban más interesadas en volver a su rutina normal que oír las quejas y gimoteos de la derecha criolla. Sé que los que lean esto han vivido la misma situación, y deben sonreír cuando esto les ocurra.

Es así: la derecha venezolana, en vez de enfrentar al gobierno políticamente con un discurso y proyecto propios, se ha dedicado primariamente a rezongar y a cuestionar todo lo que haga el gobierno. E incluso, cuando en la coyuntura actual, se da un proceso de guerra económica activado por la burguesía venezolana, buena parte de la base de la oposición, en vez de cuadrarse en la lucha contra especuladores y bachaqueros, aúpa a sus verdugos capitalistas y espera una vez más que el gobierno revolucionario colapse… De la misma forma que esperó que el gobierno cayera con el golpe de 2002, el sabotaje petrolero de 2002-2003, el referendo revocatorio de 2004, sabotaje eléctrico de 2012… Y aunque un pequeño sector de la oposición, con mucho dinero y apoyo mediático, ejecutó los antes mencionados actos subversivos, al final, la tendencia mayoritaria del sector escuálido del país consistió en achacar las sucesivas crisis al gobierno del entonces presidente Chávez, sin hacer más nada que quejarse, esparcir rumores, sembrar cizaña y montar alharaca.

Cierto que la situación del boicot económico es compleja y genera amplio malestar en la población. Pero nadie en la derecha criolla está dispuesto a reconocer el gigantesco trabajo que el presidente Maduro y su gabinete han llevado a cabo para garantizar el acceso a la alimentación, salud y desarrollo integral del pueblo venezolano. Esfuerzo monumental en medio de un ataque sostenido por más de año y medio, que ha incluido el desconocimiento de su autoridad, 11 militantes chavistas  muertos en 2013, planes de golpe de estado, magnicidio, guarimbas, más de 40 muertos en tres meses de violencia fascista, pérdidas millonarias por vandalismo a obras públicas y servicios varios, asedio por parte del imperio gringo y sus aliados, manipulación mediática y empleo de símbolos para confundir a la gente en el exterior, con declaraciones de artistas y músicos de renombre en contra de la revolución bolivariana, etc…

Es cierto que las medidas de la ofensiva económica pueden ser más  contundentes (sobre todo en lo referente al contrabando de extracción), pero nadie puede decir que el gobierno no ha trabajado duramente para garantizar la alimentación al pueblo. Nadie puede decir que no ha habido detenidos por participar del contrabando de extracción, o que no se les haya incautado bienes para delinquir, como efectivamente ha pasado. Nadie puede decir que el gobierno no se ha sentado con empresarios y productores para superar “cuellos de botella” en áreas claves para la producción y distribución de alimentos, medicinas, servicios y bienes varios, pues la verdad es que sí lo ha hecho, y sigue haciendo llamados a aquellos a superar los vicios del rentismo y la especulación irracional.

Frente a un gobierno que trabaja, vemos a una oposición que, cuando no conspira, minimiza las amenazas de la burguesía y del imperio, hoy más envalentonados con la ausencia física de Chávez. Es una oposición que no apuesta a la solución de los problemas, sino a su agravamiento, por medio de la conjura y el odio acendrado a los más pobres. No está interesada en el diálogo, sino en la imposición de su voluntad autoritaria. No reconoce logros o triunfos de su adversario, sino que los oculta o de manera torpe, trata de ridiculizarlos, como el logro de más de medio millón de viviendas que hoy exhibe la revolución venezolana.

Los resultados de esta actitud errática, desesperada, se reflejan en las encuestas en una pérdida de apoyo significativo a la derecha venezolana y un rechazo mayoritario a su política violenta de guarimbas y barricadas. La mesa de la unidad se hundió en medio del caos al que intentó inducir al país. Sus desavenencias apuntan a un final fulminante, adelantado con la renuncia de Ramón Aveledo… Por su parte, las bases opositoras contemplan ese cuadro y se sienten confundidas, cansadas de una cúpula burguesa que les promete que saldrán pronto del “régimen chavista”, cuando este se fortalece de cada sucesiva crisis planificada por aquella y el imperio que desde el norte le ordena.

Los revolucionarios apostamos por y apoyamos al presidente Maduro en las medidas que deba tomar para garantizar el pleno abastecimiento, el equilibrio económico y el avance hacia la modo de vida comunal, socialista, por el que los patriotas luchamos. Sabemos del perfil de las dificultades y de la magnitud de los enemigos que estamos enfrentando. Hoy serán problemas de índole económico; mañana serán otras nuestras preocupaciones. Lo que vemos poco claro es el éxito de un derecha que vive mirándose el ombligo, se limita a la queja y no propone soluciones. Esa escasez de intelecto en el escualidismo quizás es la única escasez con la que hoy podamos sentirnos reconfortados.