Archivos de la categoría ‘Uncategorized’

El Gran Sahara

Publicado: 13/06/2015 en Uncategorized

Mientras ellos se preguntan

“¿Quién pone la luz en su sitio?”

“¿Quién sabe todas las cosas?”

Los viejos colores se confunden con los nuevos

Los tiempos son difíciles y nosotros también

Cada día un nuevo reto

Vivimos esta vida como en un constante azar

Nuestra casa ahora parece estar en otro planeta

El Gran Jefe Indio se encogió de hombros

Y tú estudias el cielo en busca de tormenta

Todo es alto y claro, azul y despejado

Es la hora de la reinvención

Necesito que estés conmigo hasta el final

porque estas locas ruedas nunca se detienen

nuestros enemigos, bien apertrechados están

a la manera de Occidente.

Corriendo en pos del tren que divide al desierto

La nueva gente nos quiere quitar lo que siempre nuestro ha sido

Compartimos lanzas rotas, victorias de acero

todo ese vino ahora es un recuerdo en los libros de Historia

Hoy, mientras esperaba mi turno en la cola para pagar el recibo de teléfono, oí a mi lado a una señora quejarse de la situación económica del país. Con voz elevada la adulta mayor decía: “No hay agua, no hay luz, no hay comida… ¡Pero tenemos patria!”… Uno de los presentes aprobaba tales comentarios, a la vez que aportaba opiniones de similares rasgos apocalípticos. Y esto ante un nutrido grupo de personas que a esa hora de la mañana estaban más interesadas en volver a su rutina normal que oír las quejas y gimoteos de la derecha criolla. Sé que los que lean esto han vivido la misma situación, y deben sonreír cuando esto les ocurra.

Es así: la derecha venezolana, en vez de enfrentar al gobierno políticamente con un discurso y proyecto propios, se ha dedicado primariamente a rezongar y a cuestionar todo lo que haga el gobierno. E incluso, cuando en la coyuntura actual, se da un proceso de guerra económica activado por la burguesía venezolana, buena parte de la base de la oposición, en vez de cuadrarse en la lucha contra especuladores y bachaqueros, aúpa a sus verdugos capitalistas y espera una vez más que el gobierno revolucionario colapse… De la misma forma que esperó que el gobierno cayera con el golpe de 2002, el sabotaje petrolero de 2002-2003, el referendo revocatorio de 2004, sabotaje eléctrico de 2012… Y aunque un pequeño sector de la oposición, con mucho dinero y apoyo mediático, ejecutó los antes mencionados actos subversivos, al final, la tendencia mayoritaria del sector escuálido del país consistió en achacar las sucesivas crisis al gobierno del entonces presidente Chávez, sin hacer más nada que quejarse, esparcir rumores, sembrar cizaña y montar alharaca.

Cierto que la situación del boicot económico es compleja y genera amplio malestar en la población. Pero nadie en la derecha criolla está dispuesto a reconocer el gigantesco trabajo que el presidente Maduro y su gabinete han llevado a cabo para garantizar el acceso a la alimentación, salud y desarrollo integral del pueblo venezolano. Esfuerzo monumental en medio de un ataque sostenido por más de año y medio, que ha incluido el desconocimiento de su autoridad, 11 militantes chavistas  muertos en 2013, planes de golpe de estado, magnicidio, guarimbas, más de 40 muertos en tres meses de violencia fascista, pérdidas millonarias por vandalismo a obras públicas y servicios varios, asedio por parte del imperio gringo y sus aliados, manipulación mediática y empleo de símbolos para confundir a la gente en el exterior, con declaraciones de artistas y músicos de renombre en contra de la revolución bolivariana, etc…

Es cierto que las medidas de la ofensiva económica pueden ser más  contundentes (sobre todo en lo referente al contrabando de extracción), pero nadie puede decir que el gobierno no ha trabajado duramente para garantizar la alimentación al pueblo. Nadie puede decir que no ha habido detenidos por participar del contrabando de extracción, o que no se les haya incautado bienes para delinquir, como efectivamente ha pasado. Nadie puede decir que el gobierno no se ha sentado con empresarios y productores para superar “cuellos de botella” en áreas claves para la producción y distribución de alimentos, medicinas, servicios y bienes varios, pues la verdad es que sí lo ha hecho, y sigue haciendo llamados a aquellos a superar los vicios del rentismo y la especulación irracional.

Frente a un gobierno que trabaja, vemos a una oposición que, cuando no conspira, minimiza las amenazas de la burguesía y del imperio, hoy más envalentonados con la ausencia física de Chávez. Es una oposición que no apuesta a la solución de los problemas, sino a su agravamiento, por medio de la conjura y el odio acendrado a los más pobres. No está interesada en el diálogo, sino en la imposición de su voluntad autoritaria. No reconoce logros o triunfos de su adversario, sino que los oculta o de manera torpe, trata de ridiculizarlos, como el logro de más de medio millón de viviendas que hoy exhibe la revolución venezolana.

Los resultados de esta actitud errática, desesperada, se reflejan en las encuestas en una pérdida de apoyo significativo a la derecha venezolana y un rechazo mayoritario a su política violenta de guarimbas y barricadas. La mesa de la unidad se hundió en medio del caos al que intentó inducir al país. Sus desavenencias apuntan a un final fulminante, adelantado con la renuncia de Ramón Aveledo… Por su parte, las bases opositoras contemplan ese cuadro y se sienten confundidas, cansadas de una cúpula burguesa que les promete que saldrán pronto del “régimen chavista”, cuando este se fortalece de cada sucesiva crisis planificada por aquella y el imperio que desde el norte le ordena.

Los revolucionarios apostamos por y apoyamos al presidente Maduro en las medidas que deba tomar para garantizar el pleno abastecimiento, el equilibrio económico y el avance hacia la modo de vida comunal, socialista, por el que los patriotas luchamos. Sabemos del perfil de las dificultades y de la magnitud de los enemigos que estamos enfrentando. Hoy serán problemas de índole económico; mañana serán otras nuestras preocupaciones. Lo que vemos poco claro es el éxito de un derecha que vive mirándose el ombligo, se limita a la queja y no propone soluciones. Esa escasez de intelecto en el escualidismo quizás es la única escasez con la que hoy podamos sentirnos reconfortados.

Soni

Publicado: 28/07/2014 en Uncategorized
Etiquetas:,

Soni hace que el mundo de vueltas

me gustaría ser bienvenido a él

a través del mar, arriba en las montañas

o sobre cuatro ruedas

 

Un tiempo, una vida

en un rompecabezas

el mundo una gran piscina

Y los tiburones, esperan allá afuera

 

Soni, llévame ahí

Soni, llévame lejos

 

Me golpea como un rayo

nadie sabe lo que tiene 

nadie entiende nunca

todo por lo que has pasado

Vigilia silenciosa de alguien 

que mira desde la calle hasta la ventana 

desde la que espero 

alguna ocurrencia

 

Los niños juegan en algún lugar

tiempo de entrenamiento

Atado de manos cuando todo parece fácil

pero nada lo es

 

Y este lugar

es igual

a las historias que ella dijo

mil días atrás

cierra la puerta hasta siempre jamás

 

Calle húmeda con lluvia

la gente pasa de un lado a otro

como fantasmas bajo la luz de farolas

la ciudad una habitación sin muros 

 

Y este lugar

es igual

a las historias que ella dijo

mil días atrás

cierra la puerta hasta siempre jamás

 

 

(Originalmente “Educación e ideología”, del 07 de Octubre de 2009)

Recientemente, sectores de oposición hicieron un escándalo sensacional con la nueva ley orgánica de educación. Según nuestra derecha, la buena e impoluta educación  carece de ideología o trasfondo político. Los ideólogos del antichavismo, desde Manuel Rosales hasta el cardenal Urosa Sabino, nos alertan acerca de los peligros del adoctrinamiento político, de la enseñanza jerárquica y autoritaria, y de la imposición de ideas malsanas en la mente de niños y jóvenes. Estos censores de mente estrecha adjudican esos aterradores atributos al adoctrinamiento socialista sin mostrar prueba alguna, pero callan acerca del adoctrinamiento del capitalismo, cuyos efectos en el ser humano y en el medio ambiente han demostrado ser mucho más perjudiciales que el “tenebroso” socialismo. Ese adoctrinamiento del capitalismo que ellos apoyan con su silencio hipócrita y viles mentiras.

A este respecto, me limitaré a citar algunas líneas del año 1973, de los políticamente correctos profesores de la Universidad de Rutgers, Jay Rumney y Joseph Maier, y veremos qué tan cierto es eso de una educación libre de ideología en el “moderno y libertario” capitalismo:

“…Igual que la religión, la educación constituye un rasgo indeleble y característico de todas las sociedades humanas. En el sentido más general, apunta a la socialización del individuo y a su adoctrinamiento en la cultura de su grupo. El niño adquiere la capacidad, las ideas y los valores necesarios para desempeñarse con éxito en la sociedad. Son muchas las normas de conducta que se aprenden de aquellos que poseen la misma posición social que uno. “La conducta correcta” es transmitida, sin embargo, por aquellos especialmente facultados y autorizados.  La sociedad confía a sus miembros más viejos la transmisión de las partes más esenciales de su patrimonio, transmisión que se lleva a efecto no sin una considerable compulsión. En relación con el niño importa más que se ajuste a las normas que el hecho que las comprenda: importa sobre todo que las obedezca, que asimile los usos y costumbres y que se familiarice con su propio papel y situación y quienes lo rodean.

“Toda sociedad debe realizar esta tarea de acomodación si desea perpetuarse y preservar su patrimonio cultural. En las sociedades primitivas relativamente estables no hay necesidad alguna de instituciones educacionales. La transmisión de la cultura tiene lugar por medio de la asociación espontánea de la familia o grupo de parientes. Una sociedad moderna, compleja y dinámica, no puede, en cambio, educar a sus miembros con tanta simplicidad. Para adiestrarlos en las formas generales de la cultura y prepararlos para sus papeles especializados, no puede depender de factores casuales. La educación debe ser cumplida por funcionarios especializados dentro de un sistema que abarque desde la nurserí hasta la universidad.

“… Con la decadencia de la era liberal, la educación liberal debió sufrir fuertes ataques. Las sociedades modernas ya no pretenden creer con la misma intensidad que antes en el libre intercambio de ideas. Así, se trata de ayudar la victoria de la verdad en el mercado, impidiendo la competencia de cualquier idea “inadecuada”. El sistema educacional se ha encaminado ahora, deliberadamente, hacia lo que siempre se había propuesto ser, es decir, un agente para el adoctrinamiento en las creencias y prácticas impuestas por la sociedad o por los grupos más poderosos. Está muy bien enseñar a los jóvenes a mostrar un espíritu crítico, analítico y amplio, con respecto a los problemas abstractos, pero ciertamente que no con respecto a los problemas sociales y las costumbres y formas de la acción y del pensamiento sancionadas por el tiempo. Mejor que enseñar únicamente a “pensar claramente”, es enseñar lo que se “debe” pensar claramente.”

   He ahí la noticia, la verdadera y única gran noticia que podríamos darle al país y al resto del mundo. Cuatro derrotas electorales en poco más de un año, sabotaje eléctrico, guerra económica e intoxicación con basura mediática han llevado a la MUD a un precipicio. Gente como Ramos Allup acusó rápido el golpe y propuso enmiendas. El resto de la dirigencia, que no sabe de eso, simplemente espera que pase el tiempo… y refina la conspiración.

   El mayor drama se ve en las bases de la derecha: sus seguidores se revelan confusos, cansados y agresivos con todo lo que sea chavismo. Es decir, las cosas siguen igual para ese sector del país anclado en la nostalgia neoliberal y/o la confusión ideológica.

   Esa nubosidad mental escuálida es bien aprovechada por los especuladores, corruptos y demagogos que la instalaron previamente, con buenas campañas de odio y estimulando ambiciones personales en su base. Dollar Today roba a sus seguidores, bajando y subiendo arbitrariamente el precio  de un dólar especulativo, comprando barato para luego vender más caro a sus clientes, con lo que se  “justifica” el aumento de precios de bienes y servicios, buscando la caída rápida del gobierno. Sus fans majunches creen seguir a un gran líder cuya mayor rebeldía consiste en hacer fortuna fácil, metiendo la mano en el bolsillo de los primeros…

   Los palangristas y los políticos tienen mucho que ver en la aparición y popularidad de semejantes bichos: los primeros se encargan de publicar cuanta mentira se les ocurra, con el fin de desmoralizar al pueblo chavista. Los segundos se dan golpes de pecho, alertan sobre la amenaza satánica del comunismo que viene… desde algún lujoso resort extranjero, bebiendo buen vino y comiendo hasta reventar… Esto causa buen impacto si además, se es alcalde o gobernador escuálido, y se deja a la localidad a merced de la basura, la desidia y la delincuencia (total, como la base que los apoya a ellos está manipulada mentalmente, esta no se dará cuenta de ninguno de esos problemas).

   Una derecha sin liderazgo, que defiende el capitalismo, el colonialismo y el imperialismo, pero lo esconde en cada ocasión, no es una opción real para el país. Y con una fuerza política que le haga el contrapeso que hoy es el chavismo, menos aun.

Filisteísmo.

Publicado: 14/01/2014 en Uncategorized

   Dícese del estado natural de ciertas personas que se enorgullecen de su ignorancia, y aspiran a que el resto de los mortales se una a la moda. Algo parecido ocurrió con el posmodernismo en los noventa (aunque en verdad fue más una moda que se replanteaba oblicuamente el pensamiento liberal, no tanto su cancelación). Los filisteos son especialistas de la inercia, de la quietud, y en este sentido son los enterradores  indiferentes del posmodernismo. Para esta especie zoológica, la novedad no los sorprende, les aburre; y si miraran al extremo opuesto, tampoco les interesan las lecciones útiles que da la Historia, pues estando igualmente compuesta de acontecimientos y personajes vivos, fundantes, les obligaría a mostrar un interés y rigor del que carecen.

    Esto no sería motivo de preocupación para los revolucionarios venezolanos, si no fuera por culpa de algunos filisteos, posmodernos o radicales de poca monta vestidos de rojo que se enorgullecen de ignorar la historia, la política, la economía y finalmente, la misma revolución.